Ahora, debería estar durmiendo con varios pendientes terminados. Nada de eso ocurrió. Tomo un vaso de bebida a medianoche mientras escucho George Michael. ¿Por qué? Porque tomé otras decisiones.

¿Dónde está nuestro foco de atención? ¿Dejamos que la vida tome decisiones por nosotros o nosotros tomamos decisiones para la vida? Soy un fiel seguidor de la palabra "fluir" y dejar que todo ocurra cuando tenga que ser, pero a veces tenemos que tomar las riendas del caballo y dirigir la energía al propósito.

distractions

Vivimos rodeados de distracciones, pero a fin de cuentas todo se base en decisiones. Nos conformamos con un "todo pasa por algo" o las clásicas excusas del tiempo, cansancio, que me llamó el amigo, entre otros varios.  Y no se trata de aislarse para enfocarse, sino que en el cotidiano saber por qué, cómo y qué hacer. 

Pero detente un momento... ¿Todo lo anterior está mal? ¿Por qué tendemos a caer de inmediato en la autocrítica extrema y casi que flagelarnos por no haber cumplido "eso que queríamos"? Pienso que también es parte del aprendizaje. Un amigo dice por ahí que es como ir a la universidad. Pasarás el ramo una y otra vez hasta que lo entiendas.

frustrated

Si no estas haciendo ESO ahora, al menos disfruta eso OTRO que estás haciendo. Porque si mientras haces eso piensas en otro, entonces no estás haciendo nada!

No estás ni aquí ni allá, caes en un ciclo infinito donde solo empiezas a perder vitalidad.

Entonces la gran pregunta es... ¿qué hacer entonces? Just keep moving! No detengas esa energía que nace desde tus profundidades, deja que ese flujo siga su camino pero toma consciencia de lo que estás haciendo. De otro modo, no habrá aprendizaje.

Gary Vee

Apuesto mi vida que todo lo que has aprendido y recuerdas es porque hubo alguna emoción implícita de por medio y eso es porque nuestro cerebro ancla un aprendizaje cuando sintió la experiencia, dicho de otro modo, cuando tomó consciencia de lo que estaba ocurriendo y solo se enfocó en ello. Cuando tu mente, cuerpo y emociones son uno.

Calm

Para lograr esto no se trata de ir a la montaña, conectarse y ya (aunque no te niego que es buen plan) El foco está en lograrlo en el día a día, que disfrutes de cada paso que das sea o no alineado a tu propósito o intenciones que tengas. Dirige la atención hacia aquello que te hace bien, que te nutre y hace vibrar en lo positivo.

Si quieres cambiar un patrón de conducta, entonces no generes las condiciones para que vuelva a aparecer. 

En lo personal, me cuesta ser disciplinado. Estoy aprendiendo aun a dirigir mi foco de atención hacia las cosas que sé que tengo que hacer y que son importantes para mi propósito. Una muy buena práctica que recomiendo para ejercitar esto es la meditación. La meditación, ya sea budista, vipassana, mindfulness u otras es que apunta a que te conectes con el momento presente, a que tu foco de atención solo este en ello y nada más. No se trata de poner la mente en blanco, se trata de que tu consciencia esté en el ahora. Hoy en día, esta misión es cada vez más compleja pero cada vez más son las personas que se dan cuentan de los beneficios que tiene.

Por eso, les hago esta invitación a la actividad que impartirá mi amiga Ana María Echeverry (Amyatari) un Taller de Meditación que dura 4 sesiones donde irá recorriendo mente, cuerpo, emociones y espíritu para encontrar el estilo meditativo que más te acomode para tu día a día. 

La meditación centra y ejercita la atención en el momento presente, liberando la mente de pensamientos repetitivos y patrones emotivo-cognitivos que generan ansiedad y sufrimiento.

Si quieres conocer los detalles, ingresa aquí

2 Comments