Muchos dirán que suelo ser muy pensativa o que mi cabeza está en otro lugar. Pero no, estoy soñando, soñando con los ojos abiertos. Suelo soñar y mucho. Desde niña venían a mi mente ideas, proyectos, cosas para hacer… disfrutaba de soñar, sin embargo me entusiasmaba mucho más la idea de cumplir con cada uno de ellos.

Hasta que un día me dije ¡Basta! Y me pregunté: ¿Qué es lo que está definiendo mi vida?

Pero había algo que me frenaba o impedía ver mis sueños hechos realidad. Sí, era la “Tartamudez” o “Disfluencia”. Como quieran decirle. Siempre creí que todo a mi me costaría el doble, que tendría que trabajar mucho para lograr lo que quería porque… era tartamuda. Luché con la mirada de los demás, mi baja autoestima, mis pensamientos… por un largo tiempo. Hasta que un día me dije ¡Basta! Y me pregunté: ¿Qué es lo que está definiendo mi vida? ¿Quién soy? Por muchos años lo que me definía era la tartamudez. Sentía que el significado de mi nombre era Brenda, la tartamuda. Brenda, la que no habla. Brenda, la que se traba. La tartamudez me decía quien era yo… y yo… le hacía caso. Pero como dije, no solo era la disfluencia que me recordaba cada día de lo que yo era… sino que también, los comentarios de la gente, sus bromas, sus miradas, sus gestos… todo parecía coincidir, todos contraían en mi, una identidad falsa. Me encontré en un callejón sin salida. No sabía quién era. Hasta que un día… no muy lejano… descubrí mi nuevo DNI.

El significado de mi nombre es fuerte como una espada

Crecí en una familia cristiana, en donde siempre me enseñaron y me transmitieron del amor de Dios. Pero a medida que fui creciendo fui conociendo más a Dios… y empecé a saber y a entender que él tiene un propósito para mi vida. El significado de mi nombre es “Fuerte como una espada”. Al principio pensaba que eso no tenía nada que ver conmigo pero poco a poco fui descubriendo que en medio de mi debilidad me fui haciendo fuerte, como una espada. Además, Dios me regaló un nuevo nombre. Ya no soy Brenda, la tartamuda. Sino Brenda, la amada por Dios. Brenda, la valiente. Su palabra dice que Él nos creo antes de la fundación del mundo, que nos conoció antes de estar en el vientre de nuestra madre y que creó un plan para cada una de nuestras vidas. Él te conoce, sabe que te pasa, como te sentís, cuáles son tus miedos y tristezas… y yo sé que Él hoy te quiere dar un NUEVO NOMBRE. Por eso, despójate del viejo nombre.

Cuando entendí quien era yo, aparecieron nuevos sueños en mi vida con la oportunidad de llevarlos a cabo. Estudiar Psicología en la universidad, trabajar, estar a cargo de un grupo de preadolescentes en mi iglesia. Sueños que quizás… antes estaban frenados o estancados por la disfluencia.

 Brenda Lujan, 26 años. Buenos Aires, Argentina.

Brenda Lujan, 26 años.
Buenos Aires, Argentina.

Algunas veces, se presentan grandes oportunidades a nuestras vidas, sueños que siempre anhelamos nos tocan la puerta, pero que nosotros no la abrimos a causa de las trabas o los miedos. En mi caso fue difícil y a veces lo es, pero estoy feliz de haberle abierto la puerta a cada uno de ellos (aún hoy mismo siguen tocando a mi puerta sueños y proyectos que nunca antes había imaginado).

Te pregunto ahora a vos ¿Qué sueño/oportunidad te está tocando la puerta? ¿La vas a abrir o cerrar? No dejes que la tartamudez defina quien sos. ¡¡Acordate que vos vales mucho!!

5 Comments